top of page

Energética y fluidos


Hidratación en el esfuerzo para el rendimiento del músculo y del cerebro




En el deporte y la actividad física, el agua cumple funciones fundamentales en numerosos procesos fisiológicos tales como: la absorción de nutrientes, excreción de desechos, regulación del volumen sanguíneo, regulación de la presión arterial, el transporte de oxígeno y nutrientes al cerebro y a los músculos que se ejercitan. Además, es fundamental en la regulación de la temperatura corporal mediante la transferencia de calor a través de la sudoración, principal mecanismo a través del cual el cuerpo en esfuerzo logra enfriarse. Esta funcionalidad de los fluidos corporales en el deporte, explican la gran importancia que posee la determinación de la tasa de sudor cuantitativa y cualitativa en los atletas, a la hora de personalizar y cuidar la hidratación como variable de alto y rápido impacto en la performance.


Cuando el atleta realiza un ejercicio prolongado, experimenta pérdidas significativas de líquido corporal a través de la sudoración termorreguladora y puede llegar a estar progresivamente deshidratado. Si la deshidratación, no se atenúa por medio de la reposición de líquidos durante el ejercicio, la función fisiológica y la capacidad de resistencia pueden alterarse.


La alteración en la capacidad de resistencia en el atleta deshidratado está asociada frecuentemente con tensión fisiológica significativa, que rompe el estado de homeostasis

Se sabe además que la deshidratación durante el entrenamiento y la competencia, puede no solo dificultar el rendimiento agudo en el ejercicio, sino también retrasar la recuperación de una sesión previa de ejercicio, componente crítico del rendimiento, especialmente cuando se realizan entrenamientos o competencias dentro de un corto período de tiempo.

La magnitud a la cual se alteran la función fisiológica global y el rendimiento deportivo dependerá de la interacción entre el nivel de deshidratación, la intensidad del ejercicio, las condiciones ambientales externas, el nivel de entrenamiento y aclimatación al calor del atleta.


Las mayores alteraciones en la capacidad de resistencia ocurren en ambientes calurosos, donde los deportistas pueden experimentar profundos grados de deshidratación e hipertermia, y un nivel de fatiga más temprano.


Los niveles de deshidratación equivalentes a 3-4% de pérdida de masa corporal, promueven hipertermia corporal y alteran la capacidad de ejercicio de resistencia.

La tensión cardiovascular inducida por la deshidratación genera una caída progresiva en el gasto cardiaco. Consecuentemente, la frecuencia cardiaca aumenta y el volumen latido disminuye en ~30%. Además, se observa una marcada caída en el flujo sanguíneo a nivel del sistema nervioso central, pero sin comprometer al consumo de oxígeno global cerebral, debido a las elevaciones compensatorias en la extracción de oxígeno de este órgano.

Por otra parte, con la deshidratación el flujo sanguíneo de los músculos de las extremidades disminuye gradualmente, y se considera un probable precursor de la fatiga temprana. Además, aumenta la dependencia del glucógeno muscular y el metabolismo celular y puede alterar el balance redox ( desgaste interno) mediante los efectos de la isquemia-reperfusión sobre el flujo sanguíneo de los músculos esqueléticos activos.


Está demostrado, que el consumo de líquidos durante el ejercicio prolongado reduce la tensión fisiológica y la disminución en el rendimiento deportivo, que ocurren con la deshidratación progresiva durante el entrenamiento y la competencia en ambientes templados y cálidos.


La rehidratación juega un papel importante en la recuperación del ejercicio, una hidratación apropiada durante la sesión de trabajo puede ser crítica en la recuperación, y ayudar a anular los procesos potenciales de daño muscular inducido por el esfuerzo.

Dado que el agua juega un papel tan importante en el cuerpo humano, y que la pérdida de agua a través del sudor es un mecanismo de protección durante el ejercicio, es importante que los atletas consuman líquidos para prevenir la hipo hidratación significativa (~2-3% de déficit de peso corporal), ayudando a mantenerlos seguros, saludables y a rendir al máximo.

0 views0 comments

Komentar


bottom of page